REFLEXIONES SOBRE LA PANDEMIA Y LOS SERVICIOS DE AGUA, EN ESPECIAL EN ZONAS MARGINADAS

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter

REFLEXIONES SOBRE LA PANDEMIA Y LOS SERVICIOS DE AGUA, EN ESPECIAL EN ZONAS MARGINADAS

Eduardo Mestre

Abril 4, 2020

 

La pandemia del coronavirus pone a prueba las capacidades de las sociedades y de los gobiernos para responder de manera oportuna, enérgica, coordinada, suficiente y armónica. En particular, entre los riesgos que acechan a países en vías de desarrollo como México, destaca por sus dimensiones descomunales inherentes, la disponibilidad de agua en forma oportuna, suficiente y de calidad para mantener o bien elevar los niveles de higiene personal, familiar y comunal. En efecto, el punto de arranque para controlar la pandemia estriba en la distancia social y en las prácticas de higiene y desinfección sistemáticas sin excepción como medios indispensables para reducir las probabilidades de contagio. Si no hay agua para lavarse las manos y para la higiene personal elemental, situación que ocurre y que amenaza a los habitantes de zonas periurbanas de las metrópolis y en el medio rural con notable incidencia, probablemente tampoco se tiene acceso a otros sistemas de desinfección con gel o similares. Esto pone en riesgo grave los esfuezos y resultados para lograr niveles de higiene y desinfección suficientes y sustentables.

Luego entonces, el riesgo que la pandemia no pueda ser controlada eficazmente en zonas periurbanas y en áreas rurales marginadas en el país, es infortunadamente muy elevado.  En las estadísticas existentes a veces insuficientemente actualizadas, se reconoce que menos del 35% de la población periurbana en las 12 principales metrópolis de México y menos de la mitad de las 160,000 localidades rurales marginadas con menos de 250 habitantes, cuentan en forma oportuna con agua suficiente y de calidad aceptable para cumplir con los protocolos mínimos indispensables de higiene y desinfección ante la pandemia.

Sin duda, México está obligado a desarrollar en el corto plazo y sin titubeo un esfuerzo enorme, bien planeado y estructurado, con objetivos claros ajenos a ideologías, con metas concretas y tiempos, así como con recursos suficientes cuyo flujo no se interrumpa por causa alguna, para atender con celeridad, eficacia y rotunidad a los cuellos de botella en zonas periurbanas y bajo una estrategia robusta, como si se tratara de una guerra o de una tragedia regional, atender con toda energía las zonas rurales desprotegidas. Los recursos presupuestales, humanos y materiales tienen que estar disponibles sin titubeos. Se requiere una actuación excepcional del tamaño del desafío que México confronta y va a confrontar. Se reitera con firmeza la necesidad de actuar con los elementos y recursos necesarios. No hay lugar para dilación o para obstáculos burocráticos y de normas pensadas para ser aplicadas en tiempos normales.

Más allá de otros temas críticos, si no se atiende el tema del agua a las poblaciones menos favorecidas, los efectos de la pandemia serán terribles en la sociedad, en el gobierno y en la política e incluso en la paz social. La inacción puede llevar a México a superar en forma notable lo acontecido en Italia, España o Estados Unidos, países en los cuales el tema de agua suficiente disponible es inexistente o poco relevante.

México también tendrá que hacer un esfuerzo enorme en materia de saneamiento de aguas servidas. Empero, la tarea emergente es el servicio de agua suficiente, oportuna y de calidad como instrumento indispensable para contribuir en la reducción de los efectos de la pandemia. Este es el desafío a vencer.

Consultor Senior del International Water Foundation. Ingeniero Civil por la Universidad Nacional Autónoma de México, estudios de maestría, posgrado y doctorado en Estados Unidos, Reino Unido y España. Honoris Causa de Sócrates Prize Award y Oxford,  en Reino Unido. Experto en planificación de los recursos hídricos; servicios de agua potable y saneamiento, proyectos de infraestructuras hidráulicas, de política pública hídrica y su instrumentación. Ha colaborado en 42 países en África, Asia, Europa y Las Américas, fue consultor senior del Banco Mundial, de Naciones Unidas y Unión Europea, y consejero para los gobiernos de más de veinte países del mundo.

También te puede interesar:

De acuerdo los Estatutos de la ANEAS:

Artículo 11.- Derecho de voto. Sólo podrán votar en las Asambleas, los asociados con derechos vigentes. Se deberán considerar como asociados con derechos vigentes aquellos que estén al corriente en el pago de sus cuotas cuando menos 15 días naturales previos a la celebración de la Asamblea, que no se encuentren en un procedimiento de sanción ante la asamblea y además hayan adquirido el carácter de asociados numerarios.

El Consejo Directivo tendrá la obligación de integrar y dar a conocer el Padrón de Votantes, cuando menos con diez días naturales de anticipación a la fecha de la Asamblea a celebrarse, el cual no será modificado.

Cada uno de los asociados inscritos en el Padrón de Votantes, tendrá derecho a votar en las asambleas, correspondiéndole a cada Asociado un voto.

Quejas o sugerencias:

Ingresa a continuación tu queja o sugerencia, puede ser anonima o también puedes ingresar tu nombre y el de tu entidad/empresa.

Periférico Sur #3332, oficina 604, Col. Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón, C.P. 01900, Ciudad de México.

Teléfono: 555-543-6600.

Formulario de contacto:

Completa todos los campos y un asesor se pondrá en contacto a la brevedad.

Periférico Sur #3332, oficina 604, Col. Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón, C.P. 01900, Ciudad de México.

Teléfono: 555-543-6600.

Formulario de contacto:

Completa todos los campos y un asesor se pondrá en contacto a la brevedad.

Periférico Sur #3332, oficina 604, Col. Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón, C.P. 01900, Ciudad de México.

Teléfono: 555-543-6600.