En la opinión de Enrique Dau Flores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

En la opinión de Enrique Dau Flores

 

La crisis de salud provocada por el COVID-19 es una oportunidad para que quienes tenemos interés en el sector del agua potable, reflexionemos e intentemos elaborar propuestas constructivas:

Los Organismos Operadores sean autónomos o formen parte de las administraciones estatales o municipales, en su inmensa mayoría tienen una situación precaria, económica y técnica.

Condiciones económicas como las provocadas por la crisis de salud, generan una restricción económica en muchos Organismos Operadores, porque los usuarios dejan de pagar sus cuotas ya que saben que al no pagar tampoco se les cancelará el servicio.

La presión económica hará que los servicios se deterioren en calidad y cantidad del agua, con consecuencias sanitarias inevitables.

Es el momento oportuno para plantear al Gobierno de la República y a los Gobiernos Estatales y Municipales la impostergable necesidad de modificar sustancialmente la forma en que se financian los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento.

En algún momento de nuestra historia del país, se decidió que estos servicios se cobren a los usuarios, es decir, que se paguen como derechos y no con producto de los impuestos.

Sin embargo, se establecieron obligaciones a cumplir, de calidad, cantidad, continuidad en el servicio, prohibición de suspenderlo cuando no se paga y la obligatoriedad de que las tarifas sean aprobadas por los Cabildos y/o por las Legislaturas, lo que ha hecho que se aprueben con criterios políticos y no técnicos y económicos como debería ser.

El Artículo 115 Constitucional responsabiliza a los Gobiernos Municipales de la prestación de los servicios, sin embargo el nivel municipal de gobierno es el que menos recursos económicos tiene y por lo tanto carece de capacidad para complementar con apoyos económicos los déficits con que actúan muy frecuentemente casi todos los Organismos Operadores.

Otra consecuencia de esta responsabilidad municipal es el cambio frecuente de personal administrativo y técnico, lo que genera gran incapacidad para operar con eficiencia.

Se proponen las siguientes acciones:

  1. Que los Organismos Operadores presenten cada año sus requerimientos económicos con toda oportunidad.
  2. La autoridad responsable, ahora municipal, debe asignarle recursos fiscales suficientes para prestar con eficiencia los servicios. Los requerimientos que no alcancen a cubrir las tarifas aprobadas y la ineficiencia en el cobro, serán el monto del recurso fiscal que se debe entregar al Organismo Operador.
  3. Modificar el Artículo 115 Constitucional para que la responsabilidad de prestar los servicios sea de los Gobiernos Estatales mediante un solo Organismo que atienda a todas las poblaciones del Estado.
  4. Deberán definirse y exigirse niveles de preparación, experiencia y conocimientos, debidamente acreditados, sin excepción, para los Directores y SubDirectores de los Organismos Operadores.

SEMBLANZA

Enrique Dau Flores es Ingeniero Civil por la Universidad de Guadalajara, tiene 65 años de experiencia profesional, de los cuales 45 ha participado en el sector hídrico en los tres niveles de gobierno y sector productivo.

Desde el sector privado participa con diversos grupos de profesionales con objetivos como llevar agua potable a las 160,000 localidades de menos de 250 habitantes y desarrollar un programa de intercambio de agua residual tratada por agua de primer uso.

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Formulario de contacto:

Completa todos los campos y un asesor se pondrá en contacto a la brevedad.

Periférico Sur #3332, oficina 604, Col. Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón, C.P. 01900, Ciudad de México.

Teléfono: 555-543-6600.

Formulario de contacto:

Completa todos los campos y un asesor se pondrá en contacto a la brevedad.

Periférico Sur #3332, oficina 604, Col. Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón, C.P. 01900, Ciudad de México.

Teléfono: 555-543-6600.